I Jornada Diocesana de la Discapacidad

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el Arzobispado de Madrid convocó la I Jornada Diocesana de la Discapacidad, que supuso la puesta de largo de la recientemente creada Comisión Diocesana de Atención a las Personas con Discapacidad.

El salón de Alfa y Omega acogió este sábado, 3 de diciembre, la mesa redonda Evangelizar desde la diferencia. En ella intervinieron Víctor Hernández –coordinador de la comisión–, Mariano Fresnillo –periodista ciego–, Virginia Calderón –de FRATER–, Jaime Gutiérrez –sacerdote con implante coclear–, Carmen Santiago –de Fe y Luz– y José Antonio Berlanga –de CECO–.

El coordinador de la comisión y sacerdote, Víctor Hernández, comenzó resaltando que, «con el trabajo de todos, poco a poco, seamos en la Iglesia –con nuestras diferentes capacidades– los que impulsemos la evangelización, con los que nos sintamos evangelizados y necesitados de evangelización y protagonistas de ella».

Mariano Fresnillo, por su parte, invitó a que «vayamos todos de la mano en lo que hoy comienza, que es un paso de gigante en la Iglesia de Madrid hacia la discapacidad». Antes, dijo, «nos ubicaban en la Pastoral del Enfermo, pero no era el sitio más adecuado»; por ello, «asociaciones, personas y familias, hicimos una mesa de trabajo para buscar el lugar idóneo y, finalmente, nos han ubicado en la Vicaría de Pastoral Social e Innovación». Un sitio más «correcto», señaló, porque «reivindicamos nuestro espacio de la discapacidad como actores principales y no solo como receptores». Asimismo, Fresnillo recordó que la mesa de la discapacidad «busca soluciones para que tengamos nuestro espacio, para que la persona sea persona y, luego, discapacidad. Yo soy Mariano y, luego, ciego, y no al revés».

De la Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad física y sensorial (FRATER), estuvo presente Virginia Calderón, quien aseguró que su objetivo principal para estar en esta mesa «no solo es el escalón de entrada para entrar en la Iglesia, sino porque queremos, como personas bautizadas y, al ser bautizados, tenemos la responsabilidad de ser evangelizadores, acceder a salones parroquiales, subir a un altar y leer». Además, «otro de los problemas que nos encontramos son las barreras mentales», aseguró. «Todos, como cristianos, tenemos la obligación de evangelizar y servir al cielo, pero si no nos dejan o si es la propia Iglesia la que no me deja… Pero con los trabajos de esta mesa de la discapacidad, vamos consiguiendo cosas poco a poco».

Jaime Gutiérrez, persona con implante coclear y párroco de Santa María del Silencio, afirmó que «no podemos separar lo que es la evangelización, de dar a conocer a Jesucristo, de la promoción humana integral», ya que «Jesucristo ha venido a salvar, a liberar a la persona en todas sus dimensiones y, por eso, ofrecemos una promoción integral». Las personas sordas y sordociegas, continuó, «son los protagonistas de la parroquia, asumiendo la mayoría de las tareas, actividades y responsabilidades que tienen como auténticos discípulos misioneros, llamados desde su realidad especifica a evangelizar a otras personas». Gracias a ellos «se van acercando cada vez más personas sordas y sordociegas a la parroquia, encontrándose así con ese Dios que nos ama, nos acoge, tiene misericordia de nosotros y nos ayuda a desarrollar nuestras capacidades».

A continuación, Carmen Santiago, de la asociación Fe y Luz, hizo un recorrido de esta entidad dedicada a las personas con discapacidad intelectual, «lugar donde vivimos la fe y la amistad». También, reconoció que Jesús «vive en el corazón de todas las personas, sean como sean». En cuanto a su presencia en la mesa, señaló que lo hacen «para decir que nosotros también podemos ser catequistas y contar qué es Jesús para nosotros», y «queremos decir que no nos tengan miedo porque Jesús está con nosotros, en lo bueno y en lo malo, y nos cuida y nos protege». «También tenemos una misión», concluyó.

Finalmente, José Antonio Berlanga, de la asociación de Ciegos Católicos Españoles (CECO) expresó que su misión «es tan importante como la que tienen los misioneros», aunque «de otra manera». Tras exponer qué es y qué hace CECO, manifestó que «cuando las obras de Dios son buenas, no hay quien las frene», y «por eso se ha extendido por todas las diócesis de España». Berlanga dijo que el objetivo que desean dar a conocer se centra en tres pilares, que son la oración, la formación y el servicio: «oración porque nos sentimos identificados para estar unidos unos a otros, formación que hacemos patente con charlas y catequesis donde compartimos nuestra vida, y servicio entre nosotros y con los demás». Los ciegos, en definitiva, «queremos aportar luz» y «vencer las barreras para poder ser catequista, leer la liturgia, ir a comulgar…». Y estamos aquí, concluyó, para «trabajar esa integración» y para «dar ejemplo, testimonio y luz».

A la conclusión de la mesa, la catedral de la Almudena acogió una Eucaristía, presidida por el cardenal Carlos Osoro, dirigida a personas con discapacidad y su entorno.

VÍDEOS de la JORNADA y de la EUCARISTÍA

[fuente: Infomadrid y C. González]
[fotos: Frater Madrid]

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *