Veinte puntos de acción para los pactos globales

[entrada publicada el 27.1.18; actualizada el 12.6.18]
Por su interés, ofrecemos el documento Responder a los desafíos de los refugiados y migrantes: veinte puntos de acción para los pactos globales, elaborado por la Sección para Migrantes y Refugiados del Dicasterio vaticano para la Promoción del Desarrollo Humano Integral.

refugiados y migrantes: veinte puntos de acción para los pactos globales

En otros idiomas, puede verse el documento aquí.

6 comentarios

  1. Las mafias que trafican con seres humanos no pueden ser quienes decidan quien entra en Europa tirándolos al mar para que los recojan los europeos, Se debe devolver a todas estas persona a su lugar de origen y que desde allí hagan las peticiones que deseen par entrar en Europa. No puede premiarse a quien se salta la cola para encontrar un trabajo o una vida mejor. Si se legaliza a las personas que entran en Europa saltandose los cauces legales lo que conseguimos es cerrar los cauces legales pues quedan cubiertas las posibilidades de acogida de Europa con los que vienen de forma ilegal fomentando una forma de hacer las cosas que solo beneficia a las mafias de traficantes. Europa tiene sus cauces legales para entrar en Europa que son los que se deben respetar. Mejorar las condiciones de vida de los paises pobres tampoco le costaría mucho a Europa si evita que los fondos que dedica a cooperacion acaben en los bolsos de los gobernanter corruptos de estos paises.
    Los principales responsable de la situación de los migrantes ilegales son los gobernante de sus paises que no tiene ninguna presion de nadie para mejorar la situacion de sus paise y de sus gente. Habria que poner mucha mas presion sobre estos gobernantes para que mejoren la vida de sus pueblos y ofrecer ayuda para que asi sea.

    1. Gracias por su comentario, Jesús. El papa habla de varios de los planteamientos que usted hace, aunque en sentido contrario. Pero, por supuesto, para eso están los comentarios, para mostrar los distintos puntos de vista, pues eso enriquece el diálogo. Saludos.

    1. Desde nuestra Vicaría pensamos que el pensamiento de Francisco es acorde con una correcta antropología que contemple al ser humano en su ineludible “ser con” y “ser para”. Además de responder a un proyecto de sociedad que concreta los valores del Evangelio, al priorizar -por encima de otras consideraciones- las necesidades del descartado/a.
      Eso dicho muy en resumen. Su pregunta supera con mucho las posibilidades de un diálogo escrito.
      Saludos.

  2. En primer lugar gracias por escucharme.
    Los principios que usted dice me parecen prefectos. Con los necesitados hay que ser solidarios. Pero creo que hay que desalentar “siempre” la emigración ilegal. Especialmente cuando los emigrantes son engañados por las mafias, robados.. las mujeres violadas sistemáticamente, obligadas a quedarse embarazadas, obligadas a pagar sus deudas prostituyéndose en Europa…
    Este no puede ser el camino de entrada.
    Un ilegal no puede tener una cuenta en un banco, no puede tener una nomina, si trabaja para algún explotador le pagara lo que quiera … La vida que les espera en Europa no es un sueño sino una pesadilla. Por eso hay que hacer inviable ese modo de entrar para que los pobres no caigan en ese infierno y no sigamos alimentando a las mafias que cada día se hacen mas fuertes.
    Dice la Lumen Gentium “ A ellos (a los laicos) muy en especial, corresponde iluminar y “organizar” los asuntos temporales…
    No me parece buen camino recurrir a la autoridad del papa para justificar la organización de los asuntos temporales pues eso parece que le corresponde a los laicos que, dicho sea, están muy maltratados en la Iglesia. Pues se nos trata como eternos inmaduros siempre necesitados de la supervisión de un clérigo, me refiero a los asuntos temporales.
    Cuando se quejaron los helenistas de que sus viudas eran desatendidas, los apóstoles propusieron a la asamblea de los fieles que eligieran a siete para encargarles esta tarea y le pareció bien la propuesta a la asamblea y así lo hicieron . Parece que tenían autonomía en este terreno y no estaban bajo la supervisión de un apóstol en concreto. Los fieles eligieron a los siete diáconos y estos gestionaban con autonomía el tema de las viudas.
    Creo que un poco de democracia “en asuntos temporales” no le vendría mal a la Iglesia de hoy día. El responsable de estos asuntos, caritas, economía, asuntos sociales … en vez de ser designado por la jerarquía debería se elegido por la asamblea de los fieles.
    Claro que esto es muy difícil pues hoy día no tenemos asamblea de los fieles, pero algo habría que hacer para que volviera a haberla, mayormente cuando los aires que respira la sociedad en que vivimos son democráticos. En una sociedad medieval puede ser que la cosa tuviese que ser distinta.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.