Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado 2020

106ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado

106ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado – 27.9.20
COMO JESUCRISTO, OBLIGADOS A HUIR

[Página creada el 22.4.20. Última actualización, 18.9.20]
Próximamente, más información.

ÍNDICE (pulsa en cada ítem para ir a esa parte de la página)

    1. MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO.
    2. ORIENTACIONES PASTORALES SOBRE DESPLAZADOS INTERNOS (5.5.20). Elaboradas por la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio vaticano para el Servicio de Desarrollo Humano Integral.
    3. ENTREVISTA CON EL P. FABIO BAGGIO, cosecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio.
    4. En línea, XI Encuentro entre Trabajadores Migrantes y Autóctonos.
    5. WEBINAR con Fabio Baggio, Alberto Ares, Marifrán Sánchez,  y dos personas que han tenido experiencia de hospitalidad. 24 de septiembre, 18.30. Toda la información en este enlace.
    6. Materiales de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana de la CEE: Cartel (castellano, gallego, euskera, catalán), Subsidio litúrgico, Revista Migraciones (incluye, entre otros materiales, el mensaje completo de los obispos de la Subcomisión).
    7. Resumen del mensaje de los obispos de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana.
    8. Galería. Una serie de imágenes -la mayoría sin palabras- para, personal o comunitariamente, orar, reflexionar, dialogar…

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO. Como Jesucristo, obligados a huir.

[descarga este documento pulsando aquí]
Mensaje del Santo Padre para la 106ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado


ORIENTACIONES PASTORALES SOBRE DESPLAZADOS INTERNOS (5.5.20). Elaboradas por la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio vaticano para el Servicio de Desarrollo Humano Integra

[descarga este documento pulsando aquí]
“Orientaciones Pastorales sobre los desplazados internos”. Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral.


ENTREVISTA CON EL P. FABIO BAGGIO, cosecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio.
Fuente: Vatican News

R. – El Santo Padre eligió este título para el mensaje de la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado de este año para expresar su preocupación personal por una categoría de personas en movimiento que a menudo son olvidadas. Se trata de personas desplazadas internamente. Estamos hablando de más de 40 millones de personas, 41 según las últimas cifras. Representan una gran porción de esas personas que hoy en día están moviéndose, sólo que no cruzan fronteras y permanecen dentro de su territorio nacional. Por eso son obviamente responsabilidad de los distintos gobiernos y a menudo permanecen en el anonimato. Dedicarles el Mensaje significa poner de relieve esta situación particular y también dedicar palabras que sean indicaciones y reflexiones para los agentes pastorales para poder trabajar también con estas personas. El icono del que el Santo Padre quiso partir es el del Niño Jesús que, con su familia exiliada, tuvo la experiencia de verse obligado a abandonar su propia tierra a causa de la persecución en ese caso, o por conflictos, o por desastres naturales. Estas son las principales razones, junto con otras, que siempre son reconocidas en todo el mundo y que empujan a estos millones de personas a abandonar su tierra. Y siempre existe el deseo, por supuesto, de volver. A veces esto no es posible. Estos son desafíos que también se lanzan a nuestras comunidades cristianas que se encuentran, por un lado para acoger, por otro para reconstruir una historia juntos. Como también, muchas veces, para acompañar procesos de retorno, cuando sea posible, a los territorios que han sido abandonados a causa de los fenómenos que he mencionado anteriormente.

El Mensaje se desarrolla en seis subtemas. Son pares de verbos ricos en significado. Hoy en día son particularmente importantes dada la situación actual, ¿es así?

R. – Por supuesto. Y recordemos, también en este quinto aniversario de Laudato Si’, que cada uno de estos temas han sido bien explorados por el Santo Padre desde Laudato Si’, reconociendo siempre que sólo con una nueva perspectiva humanista bien fundada en lo que es el proyecto divino de la creación – es decir, lo que es nuestro dicasterio, el desarrollo humano integral que debe ser promovido en un contexto de fe basado en el plan de Dios – de hecho podemos trabajar. Así que, empezando por conocer llegamos a promover, empezando por servir, llegamos a construir juntos. Todos estos pares de verbos se leerán en el Mensaje del Santo Padre que se publicará dentro de unas semanas, en un desarrollo progresivo de actividades muy concretas que nos hacen, por un lado, ser más «persona» según el plan de Dios, y hacer de los demás una «persona» según el plan de Dios.


RESUMEN DEL MENSAJE DE LOS OBISPOS DE LA SUBCOMISIÓN DE MIGRACIONES Y MOVILIDAD HUMANA [fuente: COPE]

En su mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado, la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana de la CEE piden reconocer «a Jesús en cada persona obligada a huir» y confía en «que todas las medidas que se adopten» en el campo de las migraciones «respeten la sagrada dignidad de las personas migrantes»

El Papa Francisco dedicó su mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado a los desplazados internos y a pesar de que «en nuestro país no existen propiamente desplazados internos», la Iglesia española «quiere secundar las directrices del Pontífice como directrices generales», aseguran los obispos de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana de la CEE en su mensaje con motivo de esta Jornada.

Acaso «¿no son desplazados internos las victimas de trata que en nuestro país se desplaza huyendo de las mafias? ¿No son desplazados internos quien por las consecuencias económicas de la pandemia han tenido que cambiar de provincia, ciudad barro o casa? ¿Y quienes han quedado al margen del sistema, engrosando el colectivo de pobreza severa, ¿no son desplazados internos?», se preguntan los obispos.

De esta forma, la Jornada, que se celebrará el 27 de septiembre, trata de poner rostros a todas estas personas vulnerables, se lee en el mensaje de los obispos, «rescatándoles de las listas anónimas de cifras. Se trata de sensibilizar a la comunidad cristiana que reconoce a Jesús en cada persona obligada a huir. Se trata de sensibilizar a la sociedad española para que asegure los derechos de la dignidad humana a toda persona obligada a desplazarse».

Situación muy preocupante

Pero no es una tarea sencilla, y mucho menos ahora «que la crisis mundial causada por la pandemia de la COVID-19 ha agravado» este fenómeno dramático. En este sentido, «todo lo que trabajemos por ellos y con ellos será poco», según la Subcomisión, porque «la situación en Europa y en España es muy preocupante». Por ello, los prelados alertan de «que las previsiones para el tratamiento del fenómeno migratorio van a afectar muy dolorosamente a las personas en movilidad humana, ya sea por la enfermedad y sus secuelas, y por la previsible crisis social, económica, etc. que se avecina».

El futuro «va a suponer una dificultad mayor, entre otras causas – se lee en el mensaje -, por los nuevos problemas en las fronteras y por el riesgo de que se produzcan situaciones de expulsión de migrantes ». Ante ellas, «confiamos que todas las medidas que se adopten respeten la sagrada dignidad de las personas migrantes» y piden a las instituciones de la Iglesia trabajar en red, «uniéndonos al esfuerzo de las otras instituciones de la sociedad civil».

Conjugar nuevos verbos

Por último, los obispos de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana llaman a conjugar los nuevos verbos propuestos por el Papa ante esta realidad: Acercarnos como prójimos, que «significa, a menudo, estar dispuestos a correr riesgos, como nos han enseñado tantos médicos y personal sanitario en los últimos meses»; Escuchar «el grito de los más vulnerables, de los desplazados y de nuestro planeta gravemente enfermo»; Compartir, «para crecer juntos, sin dejar fuera a nadie»; Involucrar, porque «solo con la colaboración de todos es posible encarar la crisis»; y Colaborar. «Este no es el tiempo del egoísmo, porque el desafío que afrontamos nos une a todos y no hace acepción de personas».


GALERÍA. Una serie de imágenes -la mayoría sin palabras- para, personal o comunitariamente, orar, reflexionar, dialogar…
[también puede verse-descargarse en nuestro Flickr]

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.