Pastoral Tráfico. Jornada Enjugar las Lágimas. slider

Jornada y Eucaristía «Enjugar las lágrimas» 2021

Pastoral Tráfico. Jornada Enjugar las Lágimas. sliderDesde el 2019, la Jornada “ENJUGAR LAS LÁGRIMAS” se ha fijado el 31 de mayo, fiesta de la Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel.

  • Jornada: 31 de mayo.
  • Eucaristía (ver cartel): 2 de junio.

El evangelio de Lucas (1, 39-56) nos dice que María, al saber que su pariente Isabel, a pesar de su ancianidad, estaba encinta, salió a toda prisa para ir a su casa, donde intuye que su presencia y servicio sería de gran ayuda, consuelo y acompañamiento para ella.

Este el motivo que ha llevado a escoger esta fecha de la Visitación para acercarnos a nuestros hermanos que, debido a un accidente de tráfico, o como está sucediendo por la pandemia del coronavirus, viven en hogares con mucho dolor y lágrimas en abundancia. Lágrimas que se han acrecentado al no poder acompañar en los últimos momentos a los seres queridos, ni haberles podido celebrar los funerales como era costumbre.

La caridad cristiana nos impide pasar de largo a la vista de un hermano nuestro malherido en la cuneta del camino, sino, como buen samaritano, curar sus heridas y ayudarlo a recuperarse, aunque para ello tengamos que invertir tiempo y dinero (Lc 10, 29-37).

Nuestro compromiso cristiano nos impulsa a salir al encuentro del hermano que sufre. Y, como Jesús, decir: “Mujer ¿por qué lloras?” (Jn 20, 13). Sabemos que no podemos afligirnos como los hombres sin esperanza, dice san Pablo, pues creemos que Jesús murió y resucitó, y llevará con él a los que han muerto (cfr. 1Tes 4,13-14), “y ellos serán su pueblo, y el Dios con ellos será su Dios. Y enjugará toda lágrima de sus ojos. Y ya no habrá muerte, ni duelo, ni llanto ni dolor, porque lo primero ha desaparecido” (Ap 21, 3-4). Pero, aun así, es humano llorar por la pérdida de un ser querido como le sucedió al mismo Señor, como dice San Juan: “Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban: ¡Cómo lo quería!” (Jn 11,35).

Aunque oficialmente hemos puesto la fecha el 31 de mayo, cada parroquia puede hacerla en el día que mejor le convenga. Lo importante es que vaya calando en nuestra sociedad que la Iglesia, como madre amorosa que es, se preocupa de acompañar a las personas necesitadas de consuelo, acompañamiento y apoyo.

Que Santa María de la Consolación, del Dolor y de la Prudencia, acompañe nuestro camino, enjugue las lágrimas de nuestros ojos y alivie tanto dolor.

Sugerencia litúrgica

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos a la celebración de la Eucaristía.
Hoy, en la Jornada “Enjugar las lágrimas” necesitamos el Espíritu Paráclito, Consolador, para que nos consuele y enjugue nuestras lágrimas.
Necesitamos la ternura y el amor de María nuestra Madre, que como un día hizo con Isabel, venga a visitarnos y nos ayude según sea la necesidad.
Son miles las familias que necesitan ser consoladas y fortalecidas por la pérdida de sus seres queridos debido a un accidente de tráfico, y muchísimos, los que han sufrido un accidente y cambiado totalmente su vida.
Por la pandemia del coronavirus, hemos visto, y seguimos viendo muchísimo dolor en los que lo han padecido y en sus familias, que se ven impotentes de poder ayudarlos.
¿Cómo no recordar a las familias que con dolor han tenido que despedirse de sus muertos con dolor y el rostro cubierto de lágrimas?
Por eso, hoy, en esta Eucaristía, vamos a tener presentes a todas las personas, que, debido a los accidentes de tráfico, el coronavirus, o por las razones que sean, necesitan el consuelo de Dios y el nuestro, para limpiar y enjugar sus lágrimas.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Sacerdote. Hoy, Señor, día de la Visitacíón de Nuestra Señora a Santa Isabel, queremos elevar nuestra oración suplicante al Dios de todo consuelo y Padre de la Misericordia, por todas las personas que necesitan ser consoladas y limpiarles sus lágrimas.

1.- Por la Santa Iglesia de Dios, por el santo Padre Francisco, por nuestros Obispos, Sacerdotes, Diáconos y Religiosos; para que, cual madre amorosa, reflejen en su vida la ternura y el amor de Dios hacia todos, y muy particularmente hacia los más necesitados de amor y de tu consuelo. Roguemos al Señor

2.- Por todas las personas que por edad, enfermedad, accidente laboral o de tráfico, están en cama malheridos o con graves secuelas, que les hace ver menguada su calidad de vida y autonomía; para que, en el ejercicio de las obras de misericordia, nunca les dejemos solos ni abandonados. Roguemos al Señor

3.- Por todas las personas que, debido a un accidente de tráfico, enfermedad o soledad, piensan que su vida ya no tiene sentido; para que las palabras de Jesús: “venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré”, les animen, conforten y consuelen. Roguemos al Señor.

4.- Por todas las madres, por nuestra madre, por todas aquellas personas, que cada vez que las necesitamos, siempre están ahí junto a nosotros para ayudarnos, para enjugar nuestras lágrimas y aliviar nuestro dolor, como buenas Verónicas en nuestra Vía Dolorosa. Roguemos al Señor

5.- Por todas las familias, donde un accidente de tráfico o laboral, han dejado una silla vacía, y un hondo dolor en el corazón, para que, con la fuerza del Espíritu Santo Consolador, como buenos Samaritanos, nos acerquemos a enjugar sus lágrimas y aliviar su dolor. Roguemos al Señor.

6.- Una de las obras de misericordia dice: “rezar a Dios por los vivos y por los difuntos”. Esto es lo que estamos haciendo en esta Eucaristía. Queremos presentar al Señor a todos nuestros hermanos difuntos, con especial acento a los fallecidos por accidentes de tráfico, y pedirle, por su abundante bondad y misericordia, les acoja en su reino. Roguemos al Señor

Sacerdote. Señor, hoy te hemos presentado nuestras necesidades animados por las palabras de tu hijo Jesús, quien nos asegura que tú eres bueno y misericordioso con todas tus criaturas, por la intercesión de nuestra buena Madre, la Virgen María, que junto a la cruz de Jesús nos engendró en el dolor como hijos suyos, enjuga nuestras las lágrimas y alivia el dolor de nuestro corazón. Por JNS.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.