Comisión Diocesana Violencia Contra la Mujer

Violencia Contra la Mujer: la Comisión Diocesana

IDENTIDAD de la COMISIÓN DIOCESANA para una VIDA LIBRE DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

[Puede escucharse un audio sobre esta Comisión en esta entrada]

La violencia contra las mujeres tiene diversas manifestaciones: física, sexual, psicológica, económica, social etc. Estas formas de violencia se interrelacionan y afectan a las mujeres desde el nacimiento hasta la vejez. Algunos tipos de violencia, como el tráfico y trata de mujeres, cruzan fronteras.

Comisión Diocesana Violencia Contra la MujerLas mujeres que experimentan violencia sufren una variedad importante de problemas de salud, y se disminuye su capacidad para participar en la vida pública. La violencia contra las mujeres afecta a familias y comunidades de todas las generaciones, y refuerza otros tipos de violencia prevalecientes en la sociedad. La violencia contra las mujeres no se confina a una cultura, región o país específico, ni a grupos particulares de mujeres en la sociedad. Las raíces de la violencia contra la mujer yacen en la discriminación persistente contra las mujeres.

Hasta el 70 % por ciento de las mujeres experimentan violencia en el transcurso de su vida.  Las estimaciones mundiales publicadas por la OMS indican que alrededor de una de cada tres (35 %) mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual. La mayoría de estos casos son violencia infligida por la pareja.

La violencia contra la mujer constituye una grave violación de los Derechos Humanos

El Papa Francisco, tanto en Evangelii Gaudium como en Amoris Laetitia, condena la violencia contra las mujeres como una cobarde degradación del poder masculino y como la máxima expresión de relaciones de poder y desigualdad entre hombres y mujeres, que hunde sus raíces en los excesos del patriarcado, que considera a la mujer de segunda categoría en el orden de lo humano (ver Amoris Laetitia 54).

La Diócesis de Madrid se suma a esta condena de manera clara y contundente: La Iglesia quiere que las mujeres víctimas de violencia la sientan inequívoca, radical, afectiva y efectivamente de su lado. Toma partido de manera absoluta e incondicional por las víctimas de la insufrible y detestable violencia machista, que oculta la pretensión de relaciones de dominación, cosificación y apropiación sobre las víctimas. En el propio seno de la Iglesia tenemos a no pocas mujeres maltratadas y, también a maltratadores, ello nos ha de causar el mayor escándalo.  No podemos dejar de sentirnos concernidos (…) No nos es lícito separarnos de su vera, ni apartarnos de las cruces que sufren las mujeres, sino empeñarnos con toda pasión y ternura en ayudar a desclavarlas de esas cruces y denunciar a los hombres que sin escrúpulos las han clavado en ellas (José Luis Segovia -Vicario de Pastoral Social e Innovación- en la Ponencia Inaugural de las JORNADAS STOP VIOLENCIA 2016. Texto completo pulsando aqui).

Por ello, desde la Vicaría de Pastoral Social e Innovación se pone en marcha la COMISIÓN DIOCESANA POR UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

La configuramos un grupo de personas cristianas comprometidas contra las violencias sufridas por las mujeres, desde diferentes ámbitos de la sociedad civil y de la Iglesia, que trabajamos para la erradicación de la violencia machista y  por la reacción de las comunidades cristianas  ante la lacra que constituye esta violencia en nuestra diócesis. Tomando partido como Iglesia diocesana para que las mujeres víctimas de violencia la sientan inequívoca, radical, afectiva y efectivamente de su lado, ya que no es admisible ninguna forma de abuso o agresión hacia las mujeres, y por tanto con tolerancia cero hacia los maltratadores. Trabajando para  que las familias y la sociedad en su conjunto sean espacios  libres de violencia machista.

Para ello nos proponemos:

  1. Sensibilizar y visibilizar en las comunidades cristianas e instituciones de la Iglesia Católica que la violencia contras las mujeres es radicalmente opuesta  al Evangelio de Jesús,  y que  como cristianos y cristinas  es urgente comprometernos  en su su erradicación y posicionarnos  al lado de las mujeres que la sufren.
  2. Favorecer que las comunidades cristianas sean un lugar seguro donde se garantice a las mujeres que sufren violencia y a sus hijas e hijos un lugar de protección, respeto y empoderamiento para enfrentarla y tomar decisiones en libertad.
  3. Eliminar lenguajes y prácticas excluyentes discriminatorias que justifiquen el empobrecimiento y la violencia contra las mujeres.
  4. Visibilizar y participar con otros colectivos y redes mujeres de la  sociedad civil en la denuncia  y en la reivindicación  de medidas sociales, legales, económicas y educativas para la erradicación de la violencia contra las mujeres.

Para ello, nuestras líneas de acción son:

  1. Sensibilización y Formación:
  • Jornadas cursos, congresos en parroquias, grupos, seminarios
  • Elaboración de materiales
  • Realización de gesto simbólico de visibilizaciòn, solidaridad  y denuncia
  • Presencia en medios de comunicación
  • Realización de campañas
  1. Escucha, acompañamiento y derivación
  • Generando herramientas y protocolos de acción y acompañamiento para las mujeres que se acercan a la iglesia buscando seguridad apoyo y acompañamiento, libres de juicios y prejuicios, evitando la revictimización.
  1. Participación como Comisión diocesana en redes de mujeres de la sociedad civil implicadas en este tema animando a las comunidades cristianas a participar en estas convocatorias.

Esta comisión nace soñando tener un efecto expansivo e integrador que recoja diversas realidades de las mujeres y de la Iglesia.

En este momento constituimos la comisión: Inés Abril, Ana Almarza, Nilda Pepa Torres, María Yela , Elena Valverde, Cova Orejas Fernández, Julia Almansa.

Contacto con la Comisión:

Teléfono 106

Teléfono gratuito. NO deja rastro en la factura.

◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊

6 comments

  1. Magnífica iniciativa de la Diócesis de Madrid en favor de la dignidad e integridad de las mujeres. Ánimo y adelante

  2. Me gusta que desde la jerarquía ecclesial se apoye e impulse ésta iniciativa. ¿Es posible unirse de algún modo?
    Aunque también me suscita cierto reparo el que podamos mantener la dicotomía de defender el rechazo a la
    violencia contra la mujer, sin reparar en el significado social y religioso que supone mantener en nuestra institución un reparto de tareas jerárquicas y actitudes eminentemente machistas.

    1. Gracias por tu comentario, Juanma, y por tu buena disposición. Sobre la forma de unirse lo mejor es que contactes por correo electrónico con la Comisión (acabamos de incluir su dirección al final de la entrada). Cuéntales tus expectativas y así podréis entrar en un diálogo que sea fructífero.
      Email Comisión para ina vida libre de violencia contra las mujeres

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *