Día Internacional Contra La Violencia de Género. Por ellas tocan las campanas. Mujer. slider

CELEBRACIÓN «MEMORIA Y ESPERANZA – LIBRES DE VIOLENCIAS»

Comisión Diocesana por una Vida Libre de Violencia Contra las Mujeres
CELEBRACIÓN «MEMORIA Y ESPERANZA – LIBRES DE VIOLENCIAS»
– 25 de noviembre dde 2021 –

[Entrada  creada el 17.11.21; actualizada el 26.11.21]

ALGUNOS MOMENTOS DE LA CELEBRACIÓN DE AYER. Toque a difunta de las campanas de la catedral. Homilía de Don José Cobo. Manifiesto de la Comisión diocesana. Vídeo de la celebración.

Toque a difunta de las campanas de la Catedral

Homilía de Don José Cobo

Las campanas suenan y con ellas la voz de tantas mujeres : es la voz de la Iglesia que tañe con ellas.

Hoy es un día para recordar  a las mujeres que nos faltan machacadas por la violencia sexista  y la sinrazón . Las  víctimas,  los huérfanos, quienes sufren en sus familias y sus entornos.  Y   quienes están atenazados por  tantos miedos en el entorno de la familia y el hogar.

Las campanas suenan porque lanzan al aire de Madrid  los nombres, uno a uno, de cada mujer; y denuncian, en nombre de la Iglesia, que hoy sigue habiendo mujeres que sufren violencia. Violencia psicológica, violencia verbal, violencia física, violencia sexual. Es impresionante el número de mujeres golpeadas, ofendidas, violadas a nuestro alrededor.

 La violencia es un fenómeno cada vez más visible en todos los ámbitos de la vida humana. Causa mucho dolor, sufrimiento y daña la vida, en especial de las mujeres. Esta violencia degrada y rompe la vocación a la complementariedad y al dialogo para el que hemos sido creados por Dios .

No podemos mirar para otro lado ante el sufrimiento que llega hasta  Dios, hoy  en forma de doblar de campanas. . Y  no podemos quedar de brazos cruzados ante tantos casos violentos contra mujeres que se manifiesta de múltiples formas. Son   la punta de lanza de  muchos esquemas mentales y paradigmas culturales y sociales arraigados, que las denigran y las reducen a objetos.  Y es que el insulto, el desplante, la exigencia, el golpe en la mesa o el zarandeo es la prueba de que en esta cultura nuestra se habla mucho de “amor”, pero no se tiene.  Por eso hoy hay que decir que  la prepotencia nunca es amor, que el someter no es dignidad.

En esta pandemia hemos aprendido que nos necesitamos unos a otros . Por eso  es fácil sentir que todos tenemos una responsabilidad  por los demás .

Lo expresamos  en nuestra reunión  que quiere poner  tanto  sufrimiento en el corazón del Señor  de la Vida . Es la forma de ponernos nosotros ahí mismo.

La oración  nos impulsa al  compromiso , al abrazo y a la  denuncia expresadas en este el sonar de las campanas.  

Mirando a Dios nos reafirmamos en el compromiso  por el cuidado de la vida, de toda vida humana , para que todos podamos  en justicia vivir con dignidad.

Toda violencia infligida a la mujer llega a Dios y se convierte en una  profanación del mismo  Dios, nacido de una mujer. Francisco lo dijo varias veces:” La salvación para la humanidad vino del cuerpo de una mujer: de cómo tratamos el cuerpo de la mujer comprendemos nuestro nivel de humanidad”.

Dios está aquí: Él  sufre en cada  víctima y atraviesa con ella el dolor. Desde la oración  nos enseña a  mirar al crucificado y reconocer en él  a las víctimas, a los huérfanos, a las familias, a tantos proyectos machacados por el sufrimiento.

 Por eso nuestra oración es un abrazo: Querremos que Dios nos ayude a  abrazar desde los brazos de la cruz, a cada víctima en la que reconocemos el rostro de Cristo victima y salvador.

Jesús siempre da vida nueva.  Ahora  nos pide ser sus manos y sus labios haciendo que nuestras comunidades sean sanadoras  y cuidadoras

Por eso con el sonar de las campanas reafirmamos nuestro empeño  para que nuestras comunidades  sigan siendo lugares seguros , de protección y acogida a quienes sufren violencia y sus familias.

Rezar hoy es  poner a las victimas en el centro, junto a la cruz que siempre nos preside, que es  quien acoge la violencia del mundo,  y nos llama  a bloquear  toda forma de a violencia. No lo haremos  con más  violencia, sino  desplegando el verdadero Amor y proponiéndolo como bienaventuranza para nuestro mundo.

Recemos con el poder inmenso de la oración, y con el sonar de tantas campanas que convocan al recuerdo y   a la  conversión de toda la sociedad.

Por eso también  es tiempo de denunciar lo que atenta contra la dignidad de las mujeres y que es un ataque  a la dignidad de toda la humanidad.

  • Es tiempo de denunciar formas de pensar , practicas y lenguajes que sostienen la cultura de la violencia. Esa que lleva al  dominio de las personas , al someter a los otros, a considerarse superior. Y a abusar de los demás alimentando el    amor al dinero, al éxito y  al poder.
  • Es tiempo de denunciar  y comprometernos  para escuchar a las victimas  y ponerlas en el centro.
  • Es tiempo para tender la mano y ayudar a quienes  se atreven a romper su silencio. Ellas  son un grito de socorro que no podemos ignorar.
  • Rezamos por quienes están directamente atendiendo a las victimas y sus familias. Quienes  estáis cuidando de las golpeadas y sus familias. Sois la s manos sanadoras de cristo por medio de su Iglesia
  • Rezamos acogiendo el sufrimiento de las familias , la de los niños y niñas, la de quienes en el ámbito familiar , directa o indirectamente son tambaleados por las agresiones violentas.
  • Y como un tañido de Esperanza  que suena a oración , luchemos juntos   por una sociedad más justa, para que Dios  proteja a las víctimas , las escuche y alivie su sufrimiento, y para que así  sean protegidas por la sociedad ,y para que su sufrimiento sea considerado y escuchado por todos.

Con el  tañido de la campana elevamos nuestra oración  para que llegue a Dios y haga vibrar nuestros corazones.

Manifiesto de la Comisión diocesana para una Vida Libre de Violencia Contra las Mujeres

1.- Porque la comunidad salva.

  • Queremos generar en nuestras comunidades un clima de confianza, cariño y seguridad que permita a cada mujer víctima de violencia o susceptible de serlo encontrar acogida, apoyo y refugio.

2.- Porque la comunidad salva.

  • Ninguna forma de violencia es compatible con vivir como hijos e hijas del Dios en el que creemos. Como Iglesia nos comprometemos a no ser cómplices de ninguna forma de violencia, ni callar ni encubrir ninguna de sus manifestaciones: física, verbal, psicológica y/o sexual

3.- Porque la comunidad salva.

  • Trabajaremos desde la Pastoral de las familias, que éstas sea un espacio de escucha profunda, donde la ausencia de juicio y el acompañamiento posibiliten la detección temprana.

4.- Porque la comunidad salva.

  • No podemos improvisar la ayuda desde la buena voluntad o las habilidades personales. Debemos, en nuestros grupos parroquiales, establecer protocolos de atención y acompañamiento a las mujeres en riesgo, que sean eficientes para impedir que se conviertan en víctimas por falta de las adecuadas herramientas de intervención.

5.- Porque la comunidad salva.

  • Contamos, desde las Ciencias Sociales y desde la lectura comprometida de la realidad, con información y conocimientos ya consolidados, que nos impiden seguir negando la existencia de la violencia de género como tal, debemos incorporarlos a nuestra Iglesia, utilizándolos para formar y sensibilizar a nuestras comunidades de manera que nos involucremos, de forma clara, en los cambios necesarios para erradicar este pecado social.

6.- Porque la comunidad salva.

  • El Evangelio es Buena Noticia y fuente de esperanza y liberación, lo fue especialmente para las mujeres que acompañaron a Jesús. Por eso no puede ser nunca excusa para ejercer poder o sometimiento. Proponemos enriquecer la formación bíblica para incluir la mirada de las mujeres en la interpretación de la palabra y la liturgia.

7.- Porque la comunidad salva.

  • Queremos cultivar la paz, la no dicriminación, la comprensión y la compasión para transformar la violencia de género y las injusticias en relaciones fraternas y liberadoras a la luz del Evangelio.

8.- Porque la comunidad salva.

  • Crearemos conciencia sobre el pecado y la lacra social que es la violencia contra las mujeres a través de la introducción en la liturgia de días señalados que visibilicen y sensibilicen sobre el gran sufrimiento de provoca esta violencia, y a través de campañas con las comunidades pastorales que alienten a la acción de la comunidad cristiana en apoyo de nuestras hermanas.

9.- Porque la comunidad salva.

  • Proponemos rescatar de nuestra tradición imágenes, lenguaje, símbolos sobre Dios que sean inclusivos así como poner en valor la experiencia femenina de Dios en las predicaciones, catequesis, etc.

10.- Porque la comunidad salva.

  • Pedimos eliminar lenguajes y prácticas excluyentes, discriminatorias que justifiquen la violencia contras las mujeres y no cerrar los ojos ante la violencia que se da también al interior de la Iglesia.

Vídeo de la celebración

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Comisión Diocesana para una Vida Libre de Violencia Contra las Mujeres convoca una Vigilia de Oración: Memoria y Esperanza – Libres de Violencias.
Día Internacional Contra La Violencia de Género. Por ellas tocan las campanas. Mujer.

  • Parroquia Nuestra Señora del Pilar (Juan Bravo, 40).
  • 19:30-20:15.
  • Presencial y en línea por el canal de YouTube del Arzobispado.
  • Preside el obispo auxiliar de Madrid, monseñor José Cobo.
  • Oración, Escucha de la Palabra, Canto (Toño Casado), Declaración de la Comisión, Símbolos, Poesía…
  • Memoria de los nombres de las víctimas mortales en 2021.
  • A las 20:00, tañido de campanas en la Catedral y otros templos de Madrid, como ya ocurrió el año pasado cuando nació la iniciativa #PorEllasTocanLasCampanas.

Día Internacional Contra La Violencia de Género. Por ellas tocan las campanas. Mujer.

3 comentarios

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.