Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Iglesia por el Trabajo Decente. slider

Trabajar hoy no asegura una vida digna

«Trabajar hoy no asegura una vida digna»
Artículo de Juan Fernández de la Cueva Martínez Raposo
con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente (ver este enlace).

Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Iglesia por el Trabajo Decente.

PANORAMA DEL TRABAJO INDIGNO EN EL MERCADO LABORAL

Un informe del Comité Técnico de la Fundación FOESSA-Cáritas afirma que “hay casi 2,5 millones de “trabajadores pobres” que a pesar de madrugar a diario y dedicar gran parte de su tiempo y energías a cumplir en su empleo, siguen viendo vulnerado su derecho a cubrir las necesidades básicas propias y de sus familias”. Describo las causas de los “trabajadores pobres”:

  • Según la Encuesta de Población Activa el 13,5% de la población tiene una jornada laboral a tiempo parcial y la mitad de ellos no tienen posibilidad de encontrar un trabajo a jornada completa.
  • La corta duración de los contratos: el 91,4% de los firmados en agosto del 2020 fueron temporales, y de ellos el 37,8%, tuvieron una duración
    inferior a siete días, incluso a veces de horas.
  • La inestabilidad laboral: personas que pasan por 6 o más contratos, por más de 3 empresas o han estado más de 3 meses o en desempleo durante el último año.

En definitiva, el trabajo ha sido durante muchos años la forma para poder estar en la sociedad de manera normalizada, la puerta a tener derechos, pero hoy no asegura una vida digna.

El papa Francisco califica esta situación de “trabajadores pobres” así: “No existe peor pobreza material, que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad humana”.

CRITERIOS CRISTIANOS PARA SALIR DE ESTE TRABAJO INDIGNO

  • El trabajo me hace desarrollar mis capacidades personales, me da la confianza de que puedo ser creativo con mi destreza, mis conocimientos, mis habilidades. “El trabajo es una necesidad, parte del sentido de la vida en esta tierra, camino de maduración, de desarrollo humano y de realización personal” (Papa Francisco).
  • El trabajo me habilita como un ser social: hace que yo no sea un parásito de la sociedad, sino que otros se beneficien de mi esfuerzo “El trabajo es la forma más común de cooperación que la humanidad haya producido en su historia” (Papa Francisco).
  • El trabajo es inherente a la identidad de la persona, no es una cuestión económica sino antropológica. Si falta el trabajo, o si es precario, la dignidad humana está herida.
  • Por lo tanto, es imprescindible que la Iglesia entera tome esta situación como causa propia de modo prioritario porque en ella se está jugando el meollo de la evangelización, la esencia de su identidad. “La Iglesia está vivamente comprometida en esta casusa porque la considera como su misión, como verificación de su fidelidad a Cristo, para poder ser verdaderamente la Iglesia de los pobres”. (S. Juan Pablo II LE 8)
  • La situación de los “trabajadores pobres” no se soluciona con dinero sino con condiciones dignas de trabajo. “Ayudar a los pobres con dinero debe ser una solución provisoria para resolver urgencias. El gran objetivo debería ser siempre permitirles una vida digna a través del trabajo” (LS 128)

A mí me anima a esta tarea de la Iglesia la siguiente parábola:

“Una rana saltó un día a una olla de agua hirviendo. Inmediatamente, saltó para salir y no morir cocida. Otro día, otra rana saltó dentro de una olla de agua fría y nadó tranquila por el agua de la olla. Estaba feliz en esa ‘piscina’ improvisada. Lo que la rana no sabía es que el agua se iba calentando poco a poco. Así que, al poco tiempo, el agua fría se transformó en agua templada. Pero la rana se fue acostumbrando y seguía nadando plácidamente. Sin embargo, poco a poco, el agua subió de temperatura. Hasta llegó a estar tan caliente, que la rana murió abrasada. Ella, sin embargo, no se había dado cuenta, ya que el calor aumentaba de forma gradual y se iba acostumbrando a él”.

Esta es la finalidad de la Jornada “Iglesia Trabajo Decente”: que la Iglesia no se acostumbre al trabajo indecente como la ranita al agua mortal. Por desgracia, el sistema económico neoliberal ya lo hace.

One comment

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.